4  hojas de aloe vera

1 pepino

Locion_aloe_pepino

Lo primero que debemos hacer es extraer el gel de aloe vera, para ello partimos cada hoja a la mitad y con la ayuda de una cuchara de postre raspamos para sacar todo el gel posible.

Cortamos el pepino en varios trozos y lo licuamos junto con el gel de aloe vera hasta obtener una pasta homogénea.

Después guardamos la loción en un frasco de cristal, a ser posible hermético, y lo metemos en la nevera.

Cuando volváis a casa de tomar el sol y os apliquéis la loción fría, vuestra piel notará un gran alivio.